Proyecto a favor de la flora y la fauna en Sancti Spíritus

Cerca de 25 especies endémicas de la flora y la fauna cubana en peligro de extinción se protegen en Sancti Spíritus, con predominio de variedades de aves y algunas plantas exclusivas del territorio espirituano sobre las cuales se extreman las medidas de conservación.

Estado de conservación de la flora y la vegetación en los ecosistemas arenoso cuarcíticos de Casilda. (Foto: Julio Pável García)

En un área de la costa sureña de la provincia espirituana se desarrolla el proyecto “Acciones integrales para contribuir a la conservación de la biodiversidad en el ecosistema amenazado de arenas blancas de Casilda

”, ejecutado con financiamiento del Programa Nacional Uso sostenible de los componentes de la diversidad biológica en Cuba, que gestiona el Ministerio Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma).

El investigador Julio Pável García Lahera, quien encabeza el proyecto, detalló a la prensa que este cuenta con un presupuesto total para cuatro años —del 2017 al 2020— de casi 450 000 pesos; y pretende sistematizar las actividades investigativas y educativas que ya se llevaban a cabo desde el 2009 allí por parte del Jardín Botánico espirituano para contribuir a la preservación de la flora en ese ecosistema amenazado.

De esta manera se prevé actualizar el listado florístico y el mapa de vegetación del área de arenas cuarcíticas en las llanuras costeras trinitarias; documentar la fenología de especies endémicas locales; realizar estudios ecológicos sobre la estructura de las comunidades de plantas y sus patrones ante impactos humanos como la minería, el pastoreo y las plantaciones.

Además, realizarán estudios fitoquímicos de especies significativas de la zona en función de descubrir sus potencialidades medicinales para lograr una visualización más efectiva de la necesidad de su protección; crearán una zona temática de arenas cuarcíticas en el Jardín Botánico que permita exponer al público una colección de plantas de ese ecosistema amenazado; y ejecutarán un sistema de actividades educativas allí y en el poblado de Casilda.

García Lahera detalló que en las llanuras que bordean las ensenadas de Casilda y El Macío hasta la zona al este de la desembocadura del río Agabama, sobrevive una vegetación exclusiva con especies únicas en el mundo, que se encuentra seriamente amenazada.

En este ecosistema conviven cuatro especies de arbustos únicos en el mundo, entre ellos la llamada guayabita de Casilda. Fotos: Julio Pável García Lahera.
En este ecosistema conviven cuatro especies de arbustos únicos en el mundo, entre ellos la llamada guayabita de Casilda. Fotos: Julio Pável García Lahera.

Y argumentó: “Muy pocos casildeños conocen que su terruño guarda tesoros naturales de relevancia nacional y mundial. Allí ha evolucionado una flórula muy particular debido a los suelos arenoso cuarcíticos imperantes, que imponen circunstancias ambientales extremas a las plantas establecidas en ese lugar. Lamentablemente, este tipo de ecosistema natural es de los más hostigados en todo el país por la intervención humana”.

El experto mencionó entre los valores florísticos más sobresalientes las más de 300 especies de plantas inventariadas en esa franja costera trinitaria, donde forman matorrales diversos y de las cuales se destacan 63 por su endemismo y por el riesgo de extinción que sufren.

Pero sobre este espacio también se ciernen acciones antrópicas que ponen en peligro ese valioso ecosistema: pastoreo extensivo de ganado, incendios, trabajos de minería para extraer arena silícea de forma industrial, actividades agrícolas y establecimiento de plantas invasoras como el marabú, el pasto asesino, la aroma y la perla.

Tomado de Radio Sancti Spíritus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *