Comunidades trinitarias se benefician con programa de reanimación

Impulsado por el gobierno municipal y con la contribución de entidades y organismos locales, que aportan el 1 o 2 por ciento de sus utilidades, el programa de reanimación ha beneficiado este año a un grupo de comunidades trinitarias, entre las que figuran Casilda, San Pedro, El Algarrobo, Caracusey y Condado.

Un amplio movimiento de trabajo por parte de empresas e instituciones del territorio, la participación de los propios habitantes y la supervisión del Gobierno logró materializar las acciones constructivas

Texto y foto: ANA MARTHA PANADÉS

En estos Consejos Populares se ejecutaron acciones constructivas en consultorios médicos, centros educacionales y parques, además de mejorar el estado de algunos viales y en general la imagen de todos los centros de servicios, lo que da respuesta a no pocos reclamos de la población.

Hoy el trabajo comunitario propicia la integración de las organizaciones políticas y de masas, que junto al desempeño de los delegados garantiza un ambiente favorable en estos asentamientos donde se  materializan numerosas iniciativas para saludar el aniversario 60 del triunfo de la Revolución y de la liberación de Trinidad.

No todas las insatisfacciones están resueltas; en la agenda de sus presidentes  apuran otros planteamientos en función de garantizar la calidad de vida de hombres y mujeres con un apego tremendo a la vida rural, a la tradición.

Pero la imagen de los poblados rurales en Trinidad cambia para bien, siempre con la premisa de un mayor compromiso por parte de los vecinos responsables de mantener las tareas de higienización, continuar mejorando los servicios y aportar nuevas manos a las labores agrícolas a fin de incrementar el aporte productivo.

Allí la vida no se aferra al pasado, fluye en ese coqueteo con la modernidad, con las aspiraciones de los pobladores de encontrar precios más justos en las placitas y puntos de venta de la agricultura, un buen servicio en el consultorio médico, viales en mejor estado… porque la prosperidad de estos asentamientos se construye hoy desde lo colectivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *